top of page

El papel de las emociones y sentimientos



¿Alguna vez te has detenido a percibir cómo se siente la tristeza, la alegría, el

miedo, el enojo o cualquier otra emoción en tu cuerpo? Seguramente te das cuenta

que cada una de ellas viene acompañada de una o muchas sensaciones en tu

cuerpo.

Dicen por ahí que debemos aprender a “controlar” nuestra emociones; pero ¿qué

pasaría si más bien nos damos a la tarea de sentirlas en nuestro cuerpo,

reconocerlas, aceptarlas y validarlas? ¿Crees que cambiaría incluso la manera en

que te relacionas con los demás?

Todas las emociones están ahí para algo, son mensajeras que nos informan de

aquello que necesitamos atender, y muchas veces vamos por la vida reprimiéndolas

o simplemente ignorándolas (creyendo que de esta manera desaparecerán por arte

de magia). Muchas veces no reconocemos nuestras emociones y sentimientos por

temor a mostrarnos vulnerables ante los demás, como si el “sentir” fuera sinónimo

de debilidad, y por el contrario, el darnos la oportunidad de reconocerlos y

expresarlos, refleja un gran acto de congruencia con uno mismo. Crecemos

creyendo que no está bien enojarse, o que no se vale estar tristes, como si se

trataran de emociones negativas. Y la buena noticia es que las emociones no son

“buenas” ni “malas”, simplemente son, y están ahí para indicarnos que algo debe ser

atendido.

Que liberador sería darnos la oportunidad de reconocer nuestros sentimientos y

escuchar sus mensajes, y darnos cuenta que nuestro cuerpo no está separado de

nuestros sentimientos, y siempre de una u otra manera reflejamos lo que sentimos a

los demás (por más que intentemos disimularlo).

Que importante estar conscientes de nuestras emociones, dejárnoslas sentir, y

darnos cuenta cómo de una u otra manera impactan en nuestras relaciones con los

demás.

Te invito a abrir las puertas de tu mundo emocional, sé que a veces podría ser

incierto e incluso atemorizante, pero te aseguro que con acompañamiento y guía,

descubrirás la riqueza que está dentro de él. Por Psicóloga Jéssica Risco

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page