• Imatge Consulting

Mascarillas, el nuevo accesorio para nuestra vida cotidiana.


En los últimos seis meses en todo el mundo hemos empezado a vivir una nueva etapa, a la que ahora llamamos “nuestra nueva realidad”, esto por la llegada de un virus llamado covid-19, un virus que nos ha cambiado todo nuestro entorno, desde la forma de trabajar, la convivencia, la economía y hasta nuestra forma de vestir.

Hoy en día ya no vemos el lápiz labial, una corbata, un collar o cualquier otro tipo accesorio cerca del rostro. Ahora lo que podemos observar son los miles de diseños de mascarillas, que por un buen tiempo serán el mejor complemento para nuestro outfit.


Esto se debe a que ciertos accesorios pueden ser un fómite, es decir un medio de transporte para el virus, es por esto que ahora en muchos lugares de trabajo en lugar de portar una corbata o una pañoleta alrededor del cuello llevan una mascarilla.

Por esta misma razón me di a la tarea de investigar cómo deben de ser las mascarillas, pues hay muchos diseños ya sean desechables o reutilizables y no todos son funcionales. Pues si bien queremos estar a la moda pero al mismo tiempo debemos buscar que sean útiles para nuestra protección, la de las personas que nos rodean y también para el cuidado del medio ambiente.

Es importante comentar que el uso de las mascarillas es con la intención de prevenir que una persona que tiene el virus lo transmita a otros, así como brindar protección a una persona sana contra la infección.


Las mascarillas se dividen en tres tipos que son: las médicas, las auto filtrantes y las higiénicas o domésticas.

Las mascarillas médicas son aquellas que se utilizan en los quirófanos y para practicar procedimientos, estas pueden ser planas o plisadas (algunas tienen forma de copa), y se fijan a la cabeza mediante cintas. Estas mascarillas deben haber sido analizadas mediante un conjunto de métodos normalizados de ensayo, con el fin de confirmar su alta capacidad de filtrado, su transpirabilidad y, opcionalmente, su impermeabilidad a los líquidos.

Las mascarillas respiratorias filtrantes (MRF) (también llamadas mascarillas respiratorias o de protección respiratoria) ofrecen un equilibrio entre la filtración y la respirabilidad. Estas deben de estar certificadas y tienen que garantizar una respiración sin obstáculos con resistencias máximas durante la inhalación y la exhalación. Las capas del material filtrante y la forma de esta mascarilla, permiten adosar completamente los bordes contra la piel y dan por resultado la filtración indicada.

Las mascarillas higiénicas o domesticas (es decir, no médicas; también llamadas «de tela») están hechas de una variedad de telas tejidas o sin tejer de materiales como el polipropileno. Pueden confeccionarse con distintas combinaciones de telas, capas y formas. Son pocas las combinaciones que se han evaluado sistemáticamente y en esta categoría de mascarillas no hay un diseño, selección del material ni forma que sean únicos. Como consecuencia, la combinación ilimitada de telas y materiales da lugar a una filtración y respirabilidad variables.

Para poder escoger el tipo de mascarilla adecuada a nuestras circunstancias debemos tomar en cuenta las siguientes especificaciones:

Las mascarillas médicas deben estar certificadas con normas internacionales o nacionales para su uso. Son dispositivos o productos médicos sujetos a reglamentación y se clasifican como equipo de protección personal.

Deben de tener filtración inicial, ser respirables, y si es necesario, ser resistentes a líquidos corporales, para asi bloquear gotículas y partículas.

Las mascarillas médicas son rectangulares y están compuestas por tres o cuatro capas. Cada capa está constituida por fibras finas o muy finas, hechas de materiales no tejidos hilados o paño fundido, como son, el spunbond, el meltblown, el polipropileno, polietileno o celulosa. Estas son hechas para usarse una sola vez.

Hay que recordar que el uso de mascarillas médicas en la comunidad, puede desviar este recurso fundamental de los trabajadores de salud y otros que son quienes más lo necesitan, por esta razón hay que ser muy conscientes en su uso y su compra.

Por otro lado si usas las mascarillas higiénicas debes de tomar en cuenta lo siguiente, para que sean funcionales:

Elige mascarillas que estén hechas con materiales (telas) que atrapen las partículas y gotículas, pero que permitan respirara con facilidad, eviten materiales elásticos pues ofrecen poca eficiencia de filtración durante su uso y no resisten el lavado a temperaturas altas, por lo que es recomendable comprar mascarillas de telas que resistan temperaturas elevadas.

Según de que tela este hecha la mascarilla, se requiere como mínimo tres capas: la interior, que toca la boca y debe de estar hecha de materiales que absorban el agua con facilidad, como el algodón solo o mezclado; una capa exterior que es la que esta expuesta al medio ambiente y esta debe de ser de un material que repela el agua, como el polipropileno, poliéster o mezcla de ambos; y la capa interna, que al igual que la capa exterior debe de repeler el agua, esta puede ser de material sintético no tejido como el polipropileno o una capa de algodón que mejore la filtración o atrape las gotículas.

Las telas de las mascarillas deben de ser lisas o con el mínimo de textura, para evitar fómites, es decir, evita mascarillas que tengan aplicaciones como, lentejuelas, chaquira, diamantina, pedrería, etc.

Escoge mascarillas que sean de pliegue plano o de pico de pato (cónicas), pues estas, están diseñadas para adosarse estrechamente a la nariz, las mejillas y el mentón, esto para evitar que se desplacen al hablar y así evitar la filtración de aire al exterior o interior de estas.

La mascarilla debe de mantenerse cómodamente fija con pocos ajustes, usando elásticos o cintas, por esto es importante escoger la que mejor se adapte a nuestro rostro y a nuestro ritmo de vida.


Recuerda que estas mascarillas deben de ser de uso personal, y es importante cambiarlas y lavarlas si estas se humedecen o ensucian pues pueden producir riesgos de contagio y deben de manipularse con mucho cuidado para que no contaminen otros artículos.

Es importante mencionar que el uso de doble mascarilla, ya sean dos mascarillas médicas o una médica y una higiénica en lugar de aumentar la eficiencia de estas, la disminuye, pues evita la buena respiración y es más fácil que se humedezcan, aparte de que el uso frecuente de las mascarillas de un solo uso provocan más basura.

No olvides que el buen uso de las mascarillas debe de ir aunado con el lavado de manos, el uso de gel anti bacterial y el distanciamiento social.


Mariana Sánchez



107 vistas
icono-whats.png