• Relaciones Públicas Imatge

LA IMPORTANCIA DE FORTALECER NUESTRA IMAGEN INTERNA


“SI ESTAMOS BIEN POR DENTRO, ESTAMOS BIEN POR FUERA”

Hace unos días encontré una frase que llamó mucho mi atención de la emblemática y controvertida Coco Chanel que dice:

“No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase.”

¿Cuánta verdad, cierto?


Y es que resulta que la imagen de una persona no sólo tiene que ver con aspectos externos, una apariencia o aquello que todos vemos como las prendas que vestimos, el maquillaje o los accesorios que lucimos; el peinado que usamos o las propiedades que tenemos, también tiene que ver con algo más importante, con nuestro interior, con nuestra esencia, con aquellos aspectos internos que nos definen, nos diferencian unos de otros. Tiene que ver con lo que somos, con lo que sentimos, con lo que pensamos y con lo que aprendimos desde niños y que con el paso del tiempo se va fortaleciendo.

La imagen externa se puede modificar con los estímulos adecuados para responder a intereses y objetivos específicos, pero la imagen interna es más difícil porque es algo que existe en nuestro interior, es parte de nuestro ser, de nuestro existir y de nuestro actuar y muchas veces ni siquiera la identificamos, no la conocemos, por lo tanto no entendemos; entre otras cosas ¿por qué respondemos de tal o cual forma ante una determinada situación? ¿por qué actuamos o reaccionamos de forma positiva o negativa? o ¿qué nos lleva a relacionarnos con cierto tipo de personas? Por esto, es importante saber identificar y entender ¿qué es la imagen interna? y ¿qué la conforma? para después llevar a cabo una serie de acciones que nos ayuden a fortalecerla, a ponerla bonita y a apoyarnos en ella para poder enfrentar cualquier circunstancia que se nos presente.


Imagen Interna, nuestra esencia.

Nuestra imagen interna refleja nuestro amor propio y la importancia que nos damos a nosotros mismos; nuestra estima; las virtudes que tenemos y nuestras fortalezas; manifiesta nuestra educación, nuestra personalidad, nuestro temperamento, nuestras creencias, principios y valores; pero también, los miedos que no hemos podido superar, las heridas que no hemos podido curar y los apegos o prejuicios que no nos han dejado avanzar.


"Ser bonita no es solamente cómo te vez. En realidad, tiene que ver con quién eres como persona.La belleza más atractiva es la autoconfianza”.

Bobbi Brown, maquilladora y empresaria


Nuestra esencia se alimenta de todas las personas con las que nos relacionamos y de las cosas de las cuales aprendemos algo como por ejemplo, una buena película, una obra de teatro, un buen libro, una charla amena, un conocimiento nuevo, una visita a un museo o un concierto. Todo ese alimento no sólo nos aporta cultura sino que mejor aún fortalece nuestra autoestima y seguridad, nuestros temas de conversación y nuestra comunicación.


Asimismo, la creencia en algo o alguien, una divinidad tenga el nombre que tenga, alimenta nuestro espíritu y fortalece nuestro corazón y todo esto también se muestra en nuestra imagen interna. Nuestra esencia, denota la inteligencia emocional que poseemos, es decir, aquella capacidad que tenemos para manejar nuestras emociones y sentimientos de manera coherente y asertiva y que nos ayuda a enfrentar la vida.


Nuestra imagen interna al igual que la externa también impacta en las personas que nos rodean, por lo que es importante desarrollar el hábito de fortalecer todos estos aspectos de manera positiva, todos los días para logar un balance entre la belleza interior y la belleza exterior.


Fortalecer nuestra imagen interna nos permite, entre otras cosas:

* Aumentar nuestra autoestima, tener mayor confianza, aceptación, seguridad y credibilidad en nosotros mismos.

* Enfocar nuestros esfuerzos en las cosas importantes. Cumplir metas.

* Mejorar nuestras habilidades sociales y relaciones interpersonales.

* Adaptarnos al entorno ya que “no siempre tiene la mejor imagen quien lleva el mejor traje, sino el que ha sabido adaptar el vestuario a su personalidad”.

* Proyectar liderazgo y personalidad.

* Renovar constantemente nuestro sentimiento de bienestar.


Para lograrlo te recomiendo:

1. Hacer un ejercicio de autoconocimiento para saber en realidad ¿quiénes somos? ¿qué nos gusta, qué nos disgusta? ¿qué nos motiva a hacer lo que hacemos? ¿qué es importante para nosotros?

2. Aceptarnos tal cual somos, con ánimo de ser mejores todos los días.

3. Creer en nosotros mismos, valorarnos, fluir y disfrutar todo lo que nos rodea. No estancarnos ni engancharnos con cosas negativas.

4. Hacer ejercicio, esto nos proporciona mayor oxigenación en todo el cuerpo, desechar toxinas y liberarnos del estrés.

5. Hacer meditaciones y ejercicios de respiración, para estar en el “aquí y ahora” y vivir en el presente.

6. Ser disciplinados, hay que recordar que la “disciplina es la base del éxito”.

7. Realizar actividades culturales o recreativas que nos gusten como leer un libro o una revista, escuchar música, un audiolibro o un podcasts, visitar un museo, ver una película o ir al teatro.

8. Tener una actitud positiva en la vida, ya que esto nos da la posibilidad de ver diferentes alternativas ante cualquier situación o conflicto que pudiéramos tener.

9. Relacionarnos con personas positivas, sanas y estables, alejarnos de personas tóxicas o negativas.

10. Tener contacto con la naturaleza ya que reduce el estrés y se generan sensaciones placenteras que benefician al organismo.


Como vez, hay muchas cosas que podemos hacer para fortalecer nuestra imagen interna, pero lo más importante, es ser conscientes de que depende de nosotros mismos que nuestra belleza interna, nuestra verdadera esencia sea fuerte, tenga bases sólidas y se mantenga sana.

¿Y tú, qué haces para fortalecer tu imagen interna? ¿cómo logras el balance entre tu imagen interior y tu imagen exterior? Escríbeme, me encantará leer tus comentarios.

¡Hasta pronto!

Rocío Jiménez

icono-whats.png